flores para ti

escrituras e ilustraciones por Gustavo Alvarado
escrituras regristradas al u.s. copyright office
© Gustavo Alvarado 2010

dedicado a mi madre Yolanda Peraza de Alvarado

e-book con ilustraciones

 

flores para ti

para la memoria
candente latir
como la luz de la esperanza
que vibra soñante
como canción soñada
al descansar junto al sol
descansa la tierra
por el parto del hijo

flores para ti tierra mía
flores para ti madre mía
en abundancia alegría
pájaros llorones
gritos elogios
con presencia espiritual
cuando el cultivo brota
para producir frutos
frutos alegres y dulces
frutos amargos y depresivos

flores para ti
en el altar de las flores
tu memoria sagrada.

 

sombra que te llena

la sombra camina
rodeándote como un buitre
sombra de la sequia
queriéndote dañar
queriéndote ahogar
queriéndote deshidratar
para que no produzcas mas plantas
ni organismos vitales

tierra y madre mía
las sombra camina con la muerte
visitante desde el parto
para marcar su fecha
para esperar que la tierra se deshidrate

árida a la vez
tus ojos clavados al cielo
clamando agua de la vida
para alimentar el rio
y distribuir por tus grietas
el agua sedienta que es vida
para alimentar y amamantar
tus criaturas dependientes
y sedientes de tu fruto

frutos orgánicos
de maldad o pureza
que al mismo tiempo
te dañaran o amaran

a través de tus grietas
de tus manos
de tus arboles filtrando oxigeno
sin preguntar
sin interés
instinto maternal.

 

luz solar

luz que viene diariamente
ejecutando cantares de pájaros mañaneros
en fila formada para saludar el sol
y agradecer a la tierra que los alberga
dándoles frutos y posada
entre sus hojas y ramas
crecen y divulgan
el canto alarido

bien venida luz candente
aquí esta nuestra madre
para que la ilumines
y nos guie hacia el ser.

 

como flores

en el altar de las flores
retoñan coloridas
están cultivadas
todas nuestras aspiraciones

unas de colores rojas
anaranjados
azules ilusiones
amarillas y blancas

todas de tallos verdes
conectándose con sus raíces
en la tierra formando el altar

sus raíces que parecen ser conexión umbilical
que transmite el alimento
y cadenas maternales
que las unen a la tierra

una vez arrancadas
volvemos a nacer
y nos convertimos
en el recuerdo de polvo
germinando nuevamente
entre los recuerdos de generaciones

en el altar de las flores
mi madre
mi tierra
el ser.

 

en el alboroto del aire

en el alboroto del aire
respira tu paciencia
que devora el querer poder

astas de árboles secos
quebrantadas memorias
que suceden del llanto materno

con alegría dulce
fin de mundo
para la flor
captiva entre grietas floreadas
que verifican el gozo
de su existencia comunal

en el alboroto del aire
se llevan tranquilamente
unas nociones de tu amor

unas vistas desde distancias altas
con relumbrante apoyo en tu sonrisa
una vez vista en la memoria
que relampaguea
cuando la soledad convierte el aire en polvo
y los alimentos en rocas
se confunden para formar junto al recuerdo
la pared del silencio
compartido por todo humano.

 

desde

desde la distancia te saludo
con banderas de flores
colores chillones
aquí desde el altar de las flores

tierra mía
madre mía

desde ventanas del recuerdo
te soñamos en el miedo
te imploramos en la muerte

desde la distancia del recuerdo
las banderas de flores
cargadas en el pecho
con nostalgia y agradecimiento.

las manos creadoras

con tus caricias me acomodo totalmente
entre ocasiones del recuerdo infantil
cuando perfilabas mi cuerpo
saliendo del ser maternal

de la luz que viste ese día
sin saber de mi muerte
al respirar por primera vez
me aceptaste como soy.

 

niño perdido

de alguna forma no fuiste feliz
por la desgracia de la mente
por la desgracia de la ausencia
por la desgracia de la ignorancia
por la desgracia de la madurez

todo no es bello
ni la madre es paciente
ni la madre es existente
ni la tierra es comprensiva

azotes de lagrimas
nos llevan a la grieta
erosionada por el tiempo
por el látigo de tus manos
por el látigo de tus palabras
por el látigo de tus acciones

niños perdidos:
mojando el ser
en la tierra abandonada
sin encontrar su luz
que les pertenece
sin encontrar a su madre.

 

la imploramos

en el tiempo de la muerte te imploro
en el tiempo de la desgracia te recuerdo

lleno de miedos y falsa validez
falsa seguridad que creamos sin ti

te imploramos en el momento del miedo
en el momento de vivir
al respirar tu aire de lluvia mojada
arrastrando tus esencias minerales
de la vida
del tiempo que labra tu piel

camino solo con el recuerdo de tu ser
por el espacio gratuito y borroso
oscuro y tibio

la imploramos por su ser
por su gracia
por su confidencia maternal
o por la desgracia que nos impuso

el viento que lleva dentro de la existencia
al partir en el barco
sin saber que debajo de estas aguas
penetra su ser
como estanque que nunca abandona
circula el tiempo
a través de tu piel
tectónicamente

tierra mía
madre mía
nunca me he separado de ti.

 

leyenda

la vez que me la encontré en la calle
me suspiraba en el oído
la leyenda donde la tierra
mi madre y la vida se unieron
para ser un ser solamente
representándose en el contexto dentro del corazón

presente para no ser dañado
ni borrado nunca
ni siquiera por el que nos ha programado
para fallar y aplazar los intentos
que una vez logramos
dentro de lagrimas candentes

al oír su voz.

 

al morir

logro que me mires con compasión
y que me digas que todo está bien
aunque el tiempo decida
y me desintegre de tus brazos

la conexión de nuestros ojos
mientras vuelo
como polen hacia la vida.

 

fruto somos

del uno al otro
somos parte del mismo engendro
de la misma sangre
fruto soy
de la naturaleza
mi árbol eres
de la vida
madre mía

hermanos conjugados
a tu semejante
y tus ojos navegantes
sin ninguna juzga
relumbrantes de estrellas.

 

vida eterna!

vida eterna para ti
aquella ocasión
sagrada en que te escondí
y te negué tres veces por miedo a morir

vida eterna
madre mía
por ti soy
por ti estoy
por ti seré

vida eterna
sagrada tu memoria
escupiendo al negar mi miedo por ser
agudo y falso
hacia mi existencia...

flores para ti madre y tierra mía.

 

back to top-arriba


all work shown done by gustavo adolfo alvarado peraza 19721210